Llegó la primavera…

Y aunque la vida de este blog esté sujeta a circunstancias externas, les aseguro que al menos deberán soportarme un par de meses. Era necesario otro blog para cerrar el circulo… Ya saben: "No hay dos sin tres", "A la tercera va la vencida"… y todas esas tópicas gilipolleces.  

En fin… Si alguien quiere visitar este ruinoso lugar, por aquí estaré. Y como me vendo fatal, olvidaré firmar con mi dirección la mayoría de las veces en que les visite… No me lo tomen en cuenta. Yo soy así. Despistado, o clandestino… a saber.

Lo único que les pido es que no me enlacen, ya que como les dije antes, este lugar tiene fecha de caducidad.

Señores, amanece en la Antártida.

Anuncios