El conjunto de su obra se centra en la soledad forzada, la incomunicación del que se siente diferente y sobre todo, el sufrimiento.

El dolor es la marca de agua que identifica el cine de Paul Schrader. Más escritor que director (en sus propias palabras). Calvinista de formación, no son de extrañar sus obsesiones por sociedades herméticas y traumas escondidos.

Me encanta "El beso de la pantera", brillante remake de la obra maestra de Jacques Tourneau, en la que, apoyado por una prodigiosa puesta en escena, hace primar la historia del incesto necesario para la propia supervivencia por encima del terror. De hecho, éste es mostrado (y este es el mejor homenaje que le pudo hacer al clásico de Tourneau) con suavidad y prudencia.

Soy de los pocos defensores conocidos de "American Gigolo", (por defender, defiendo incluso su final sincopado) película que sufrió la pesada losa de contar con Richard Gere en el reparto, no tanto por su limitado registro, como por el tipo de público que fue a verla bajo su reclamo esperando encontrar un vehículo más para el lucimiento de la estrella.

Disfruto incluso de sus obras menores, como "Witch Hunt"… cuidado telefilm policíaco que fantasea con una ciudad de Los Ángeles en la que la práctica de la magia se ha convertido en algo común para sus habitantes…. "Forever Mine"… brillante exploración del amor, la obsesión y sus efectos fatales… O "Touch" que reune dos de sus obsesiones menos exploradas, el misticismo (en forma de estupefacto milagrero) y la podredumbre humana más vil (encarnada en un fracasado explotador sin escrupulos).

"Patty Hearts", "Mishima", "El placer de los extraños"… Su carrera está plagada de altibajos siempre interesantes en cualquier caso.

Como escritor las obras maestras se le amontonan: "Toro Salvaje", "Taxi Driver", "Yakuza"… Mezcladas con rarezas bellísimas, "La costa de los mosquitos", y experimentos fallidos "La última tentación de Cristo", "City Hall"…

Pero son tres las películas que más me acercan a él… "Hardcore", "Al límite" (Horrible título hispano para "Bringing out the dead") y sobre todas ellas "Affliction". 

Es "Al límite", la historia de la caída y posterior redención de un conductor de ambulacias insomne y sus traumas vitales que se enamora de una yonki apaleada por los demás y por si misma. Narrada por Scorsese con su piretecnia habitual, lo aparatoso sustituye a lo sórdido y las poses de tristeza desconcertada al remordimiento y al sentimiento de culpa…

Pese a todo se trata de una película enorme.

"Hardcore" narra la desaparición de una adolescente de un pueblucho ultraconservador del medio-oeste en el submundo de la pornografía de Los Angeles. La desesperada búsqueda por parte de su padre es contada por Schrader como si de un descenso a los infiernos se tratase. Las calles repletas de chulos pastoreando a sus chicas, el inframundo de los prostíbulos y los sórdidos clubes secretos, siempre llenos de desalmados capaces de pujar por una virgen… capaces de organizar pases privados de snuff movies… Todo ello nos hes contado a través de los ojos de un tipo que jamás había salido de su rutina: iglesia – trabajo – hogar…

Una vez más el sufrimiento, esta vez infringido por tus iguales.

Finalmente, "Affliction" cuenta la historia de la dura relación de un padre cruel y autoritario con su hijo, oficial de policia involucrado en la turbia investigación de un accidente de caza. Es a mí juicio su obra cumbre… En pocas ocasiones se ha descrito el dolor de un modo tan descarnado.

El dolor, siempre el dolor… ¿Por qué sufres tanto, Paul? ¿Qué es lo que te aflige?

 

Anuncios