Su legendaria torpeza con el sexo opuesto le condenó a morir virgen… Afortunadamente, tan cruel destino no se cumplió, y eso a pesar de sus indescriptibles reflexiones acerca del sexo y las relaciones sociales.

Su incontinencia verborreica podría compararse con su diarrea mental, pero aun así… resulta imposible no quererle. Porque, quién salvo él podría ligar accidentalmente con la chica de sus sueños con la excusa de tener una pierna amputada, eludir el sexo durante semanas por no ser descubierto, para finalmente, dada la imposibilidad de mantener el engaño, largarle a su chica algo así…

"Sabes, sobre lo de mi pierna… Creo que está mejorando"…

Anuncios