Esperaba que fuésemos cinco, pero fuimos nueve. No cantamos “Sweet Caroline”, ni intentamos ligar con adolescentes precoces. Al parecer ninguno del los que allí estábamos compra ya Playboy ni Penthouse, ni decora su habitación con posters de chicas en bikini cabalgando relucientes motos.

Alguien (amigo de la infancia nº 1), me propuso una lista de pelisdemiedoenlasquetehayasidolapataabajo (literal)… Y aunque las servilletas de los pacetos dan para más, sólo pude recordar cinco…

EL EXORCISTA – SUSPENSE – EL FINAL DE LA ESCALERA – LA NOCHE DE HALLOWEEN – EL RESPLANDOR

Con el vodka haciendo estragos, otro amigo (amigo de la infancia nº 2) me propuso imaginar un mundo virtual de clones. Pero por más que lo intentamos, tan sólo pudimos identificar al novio de una de las amigas de mi novia como el Bob de Twins Peaks (localizamos uno más, en realidad… citado más abajo).

Más de 30 años y una tarta de queso sin velas. Cervezas y pizza con pepperoni. Pocos regalos, pero inmejorables…

Edición especial coleccionista de “Memorias de África”, cortesía del amigo número 1.

Segunda temporada de “Frasier” (with love, from my younger sister) + “Cyrano de Bergerac” (una debilidad… Ese José Ferrer declamando “Ahora sólo me resta morir” frente a su amada Roxanna, me puede), cortesía éste último del amigo nº 2.

Lámpara cámara que fue exhibida durante tropecientos años en el escaparate del difunto vídeo-club de mi barrio. Y una de las razones por las que debería odiar a ese clon (nº 2) de Kate Isitt que dice ser mi novia… Haber cómo supero ésto. Los regalos con carga sentimentaloide deberían estar prohibidos.

Después, no fuimos a pescar congelándonos el culo en cabañas peligrosamente situadas en lagos helados. Ni vimos a ninguna chica que se pareciese lejanamente a Uma. Nunca buscamos pelea, ni sabemos tocar el piano, pero alguien se atrevió con una guitarra. . Y más cerveza, y más vodka, y más rísas, y se acabó.

Anuncios