Tarde o temprano deberás enfrentarte a tu pasado. Y puede que el precio a pagar sea demasiado alto.

Ahora, cuando Harry Kilmer pensaba que el resto de su vida se limitaría a beber cerveza frente a un televisor para quemar horas que no sabría en qué emplear.

Ha pasado tanto tiempo… pero ella se mantiene intacta. Tal vez no fue necesario el cruzarse palabras vacías, sus miradas contaban lo que sus bocas no se atrevían a decir.

Y ahora que lo piensa, a Harry le gustaría estar tragando cerveza frente a ese televisor. No tanto por las katanas que silvan a su costado como por los callejones vacíos en los que se detuvo a respirar tras pasar cinco minutos junto a ella.

El abatimiento, el honor, la amistad, el sentimiento de culpa, un dedo cercenado y la yakuza. Supongo que eso era todo.

Anuncios