A la salida del funeral de Phillippe Costeau, su padre Jacques, fue abordado por un niño armado con papel y un bolígrafo en busca de la firma del mítico Comandante.

El viejo marino se derrumbó entonces, miró a su otro hijo, Jean-Michel y le dijo: “¿Es esto lo que soy para ellos?… ¿Un garabato en un papel?”.

Y no sé porqué me vino a la memoria esta historia viendo “Academia Rushmore”… Bueno, sí… “Life Acuatic”, claro.

 

No sé si conocen a Max Fisher…

Fundador del club de cometas. Miembro de la sociedad de apicultores. Suplente del equipo de lucha. Redactor del “Yankee Review”. Presidente del club de francés. Representante de Rusia en la ONU. Vicepresidente de la sociedad numismática. Capitán del equipo de debate. Director del equipo de lacrosse. Presidente de la sociedad de caligrafía. Fundador del la sociedad de astronomía. Capitán del equipo de esgrima. Miembro del equipo de decathlon. Director del segundo coro. Fundador del club de balón prisionero. Cinturón amarillo de Kung Fu. Fundador del equipo de tiro al plato. Fundador del Yankee Racer. Director del club de actores “Max Fisher”. Piloto con 4’5 horas de vuelo del club Piper y autor teatral de éxito.

Odioso, ¿verdad?… Pues se equivocan.

Es además, un adolescente enamorado de una mujer fascinante, tutor de niños con madres macizas, amigo de millonario en crisis precursor de otro que acabó en un hotel de Tokyo, creador compulsivo de listas, huerfano de madre e hijo de peluquero. 

Si no le conocen, deberían… No se arrepentirán.

Anuncios