Como hoy estoy poco inspirado, riesgos de mantener esta frenética política de posteo Woody Allen style, relajaré el ambiente con unas presentaciones… 

Si en alguna ocasión han visto “Coupling” se habrán fijado en ella…

Y si no lo han hecho (sea cual sea su opción sexual) háganselo mirar, es grave… Porque Gina Bellman es sensual incluso cuando sorbe sopa. No le falta elegancia, pero ésta se difumina ante su potente magnetismo sexual.

En “Coupling” le han colgado el papel de marciana… Una sosías de Phoebe Buffet, sólo que con un ánimo depredador con el sexo opuesto (y con el igual, no le hace ascos a nada) no tan desarrollado en su clon americano.

El resto de su extensa carrera (luce 40 esplendorosos años) lo ha malgastado en productos televisivos locales y películas sin trascendencia más allá de la isla. Una lástima.

Por cierto, bucándo material gráfico para ilustrar este posteo, me topé con cientos de fotos que la muestran en toda su gloria… Y para que no me acusen de mojigato, les dejo uno de esos links…  

http://rapidshare.de/files/25480451/GinaBellman-Compilation.rar.html

Cambiando de continente les presento a Jessalyn Gilsig…

  

Actriz canadiense a la que ya conocía gracias a “Nip/Tuck”… Y que ahora ameniza con su dulce presencia los pasillos (y las tardes de La Sexta) de ese instituto público de Boston que imaginó David E. Kelley en “Boston Public”.

No se dejen engañar por la dulzura de sus rasgos… He leído un par de entrevistas en las que deja entrever un cáustico sentido del humor que ocasionalmente comparte con su personaje en la serie de Kelley.

En su filmografía destaca, aparte de la fallída “El hombre que susurraba a los caballos” y montones de series televisivas, aquella interesante y desconocida película titulada “Jacknife” en la que Bobby de Niro y Ed Harris medían sus poderosas presencias en presencia de la no menos poderosa Kathy Baker.

Por último pero no menos importante, les presento a Sharon Leal…

También surgida de “Boston Public” y sin una proyección que permíta augurarle un gran futuro más allá de la pequeña pantalla… Lástima, again.

Esta bellísima descendiente de filipino y afroamericana capaz de elevar por sí sola el efecto invernadero, interpreta a la profesora de música de aquel instituto bostoniano. No sorprende que los alumnos del centro la votasen como la más deseada entre el profesorado (muy por encima de la Gilsig, quien debe soportar la losa de una inmerecida fama de estrecha). Tampoco es de extrañar que hasta el sobrio director del instituto le tire los tejos, arriesgándose a una demanda por acoso sexuarrr, cuidadín, cuidadín…

Anuncios