Sabido es que la Antártida está tan despoblada como el cerebro de un político…

También sé que es verano y que la mayoría de los pocos visitantes de este páramo están de vacaciones…

Pero es que hasta el Simón del desierto buñueliano recibía más visitas que moi…

Echen un vistazo a este lamentable gráfico…

 

No, no es un esquema del crack del 29. Es el gráfico que indica las visitas recibidas por mi page en los últimos días, detallando cómo nada menos que nueve personas hicieron click sobre esta page anteayer.

Teniendo en cuenta que al menos 5 de esas visitas son mías (y me quedo corto), hay poco más que añadir…

En fin… Por alguna razón lo único que me viene a la cabeza al pensar en esto (cuestión a la que he dedicado un minuto de mi vida que jamás recuperaré) es que Pasolini sería feliz si regentara este moribundo rincón.

Anuncios