Eli (Owen Wilson): “Siempre he querido ser un Tenenbaum”

Royal (Gene Hackman): “Yo también… Yo también”

Alex (Myself): “Y yo… Y yo”

Requisito nº 1

Perder un torneo de tenis del Grand Slam sin ganar un sólo punto por desamor, para después convertirse en alma errante recorriendo el mundo en barco bloody mary en mano.

Requisito nº 2

Tener un balín incustrado en tu mano desde pequeño. Si fue disparado por tu padre, mejor.

Requisito nº 3

Enamorarse de tu hermana adoptiva.

Requisito nº 4

Ser viudo, genio de las finanzas y tener dos hijos hiperactivos… y un abuelo golfo dispuesto a enseñarles lo que no enseñan los libros… Ah, y vestir eternamente un chandal estilo retro.

Requisito nº 5

Tener un criado/asistente al que no pagas hace años, dispuesto a apuñalarte por la espalda con o sin permiso previo.

Requisito nº 6

Tener un fiel y honesto abogado enamorado secretamente de ti durante años capaz de hacer la vista gorda ante la súbita reaparición de tu ex. O en su defecto, estar casada con un brillante neurólogo a quien no ves jamás.

Requisito nº 7

Vivir en un decadente y fascinante edificio de Manhattan.

Requisito nº 8

Triunfar como dramaturgo antes de la mayoría de edad y ser capaz de enrollarse con alguien de tu mismo sexo, con tu hermanastro o con un trepa social dispuesto a cualquier cosa por entrar en la familia.

Requisito nº 9

Gustar de improvisadas reuniones familiares que podrían tener lugar tanto durante un entierro como a raiz de que un camión de bomberos se estampe contra tu casa.

Requisito nº 10

Debe gustarte el “Hey Jude” de los Beatles.

Requisito nº 11

Si has pensado en suicidarte… Primero rápate la cabeza… Y después, cambia de opinión.

La mayor parte de la crítica (sobre todo en Europa) les despreció…

Para mí siguen siendo de lo mejor que he visto en mis tres décadas…

Anuncios