Antes de que a Vince Vaugh le hicieran el pajote de su vida, provocando la risa hitericogallinacea de la chica sentada tras mío, en “De boda en boda”, tuve el honor de presenciar la versión comercial del clásico Shakespeariano perpetrada por David LaChapelle.  

LaChapelle, conocido por su afición por vestir de fulanas a las modelos que posan para él, fue definido por alguien en una ocasión, como un ser pretencioso, odioso para muchos, genio para nadie.

Sin entrar en valoraciones personales, les diré que a su versión de la tragedia que soñó (o plagió) el genio de Stratford-upon-Avon, le han llamado de todo: Horrible, basura, esperpento… Unanimidad al respecto, es una mierda.

Bien… Pues a mí me gusta.

Me gusta la versión del “I’m Telling You” que cantó Regine Velasquez y ahora se marca Tamyra. Me gusta la más que kitsch puesta en escena. La fotografía pastelosa. El montaje sincopado. Hasta me gusta el discutible look de Mary J. Blige oficiando de cantarina narradora. Me gusta, qué puedo decir…

Y sí… Convierte la tragedia inmortal en una tontería masticable para adolescentes. Lo politizan correctamente, y deciden matar a la pareja de amantes en lugar de suicidarlos. Y… (lo mejor queda para el final)… No se pierdan cuán peligroso resulta ser un teléfono móvil para un NYC cop.

En fin… Qué bonito es el amor.

Esto ocurrió en octubre del pasado año… Añado algo más…

Me pasé días buscando el dichoso videoclip en su momento. Al final conseguí encontrarlo. Traté de colgar un enlance vía YouTube, pero no lo encontré (para que luego digan que lo tienen todo colgado), así que tuve que abrir una cuenta para colgarlo yo mismo… Después de todo ese esfuerzo creo que el clip merece un vistazo…

Anuncios