Trabaja en unos grandes almacenes de saldos de un pueblucho perdido del medio oeste. Está a punto de cumplir los treinta sin que sus sueños hayan asomado aún, se limita a sobrevivir, y lo hace mientras soporta a un marido inutil que ni siquiera puede darle un hijo.

Justine quiere vivir porque sabe que no le queda mucho tiempo… Así que cuando un soñador crío llamado Holden aparece en su vida se entregará a él que no a sus sueños de una vida juntos lejos, tan lejos que ni los babosos amigos de su marido ni los padres de él puedan encontrarles.

Pero Holden no está bien. Su cabeza no está bien. Siente demasiado y lo único que Justine ha aprendido en todo este tiempo es que no se debe sentir demasiado, a riesgo de perder lo poco que tengas…

Aunque si juegas bien tus malas cartas es posible que en la derrota encuentres una pequeña victoria.

Dirige Miguel Arteta y se titula “The Good Girl”. Si tienen ocasión de ver tan desencantada cinta, no se la pierdan…

  

Anuncios