Tras mis exitosos montajes de “Entre Copas”, “Eternal Sunshine of the Spotless Minds” y “Magnolia”, esta vez le tocó el turno a “Lost in Translation”

Y si resumir dos horas en tres minutos no es fácil, tratar de racionalizar el proceso de enamoramiento entre dos personas es imposible, por mucho que me haya apoyado en la fantástica partitura que suena de fondo (Otros mil doblones de oro para quien adivine quién la compuso), partitura que espero que algún alma caritativa que se atreva a ver el video pueda confirmarme que realmente suena. Yo no puedo oirlo.

En fin, ya saben la historia… Tokio, muy lejos de casa. Un tipo maduro sin metas por cumplir y una chica perdida con un camino por encontrar. Soledades paralelas, huidas a medianoche, insomnio, luces, japos por todas partes y una historia de casto amor imposible sustentada por miradas y gestos que destierran a las palabras. Material suficiente para crear una obra de culto para unos y destino de envenenados dardos para otros.

Les dejo con mi parcheada visión de aquellos cuatro días en Tokio comprimidos en tres minutos…

http://www.youtube.com/watch?v=DEFuTcOWLxI

Anuncios