“Si podemos darnos de ostias, ¿por qué estamos discutiendo?”

Con seguridad conocen esta historia, lleva casi un mes revoloteándo por la Burrosfera, esta vez, más burra que nunca.

Para comprenderla necesitarán saber lo muy odiado que es el director (es un decir) Uwe Boll por los aficionados al fantástico, para lo cual les bastará con ver alguna de sus “películas”.

Lo cierto es que harto de leer y escuchar las perlas que le llueven por todas partes, no hace mucho tiempo decidió retar a un combate de boxeo a todo aquel que no supiese valorar las bondades de su cine.

Por supuesto le llovieron las ofertas, que el mundo está lleno de descerebrados dispuestos a cualquier cosa con tal de llamar la atención… Y cómo no, entre ellos figuraban varios bloggers españoles.

Teniendo en cuenta que Boll practica el boxeo desde que era un adolescente, sumado a la triste forma física que, como era de esperar, presentaron sus oponentes, el resultado de la experiencia fue desolador.

Compruébenlo ustedes mismos…

Y aunque da la impresión de que el tal Lowtax se habría derrotado solo sin necesidad de que Boll apareciese por allí, lo cierto es que la misma degradante paliza fue recibida por rivales aparentemente más consistentes.

Pero la historia que más les “interesará”, es la de Carlos Palencia, alias Oso, quien osó plantar cara al director alemán en un combate más o menos amañado en el que la consigna era no hacerse demasiada pupita mutuamente. Si desean saber más, pinchen aquí:

La verdad del combate entre Oso y Uwe Boll

Autentico manifiesto de patetismo a flor de piel del que no puedo dejar de citar este memorable fragmento:

“Los que se han reído alegremente de mi papada, deberían saber que el médico me ha dicho que es probable que tenga bocio (en próximas semanas me harán pruebas y lo confirmarán). En pocas palabras, que os habéis reído de un posible enfermo. Sentiros orgullosos.”

Dios, si Seth MacFarlane tuviese noticia de esto…

En fin… Tras resucitar el espíritu de Rocky Balboa en un impagable video-reto…

… el pseudocombate, que podría formar parte de cualquier episodio del show de Benny Hill sin desentonar, se celebró hace pocas fechas en algún lugar de Andalucía…

Pasen y vean…

Si pensaban que no había forma humana de caer más bajo que Mickey Rourke atizándose con borrachos de bar en un ring, ya habrán podido comprobar el grado de degradación alcanzado por el antaño noble deporte que reglamentara el marqués de Queensberry en el siglo XIX.

Sólo añadir que en la Antártida, Uwe Boll siempre será considerado el más grande director vivo… Al menos sobre un ring.

Anuncios