Desde Ranchipur (por aquella peli en la que llovía sin parar)… o mejor, desde el Frenesí hiperactivo, me veo obligado a echar mano de uno de esos posteos guardados eternamente en el borrador… Y es que, alguien me está robando el mes de octubre (Sabina sabrá disculpar el plagio), dejándome sin tiempo ni  alma para mantener cierta actividad por aquí.

Este posteo, estaba pensado para poner el punto y final a este lugar. De hecho, fue el primero que escribí (previsión tópica, que los pesimistas somos así). Pero como no tengo intención de cerrar este antro sin hacer algo más de ruido, lo edito y cuelgo hoy, que ya estoy harto de verlo siempre en la cabezera del tablero…

Una de las cosas que más me interesa de los mundos de mentira, son los nombres que los dueños eligen para sus blogs…

Preguntaría las razones a cada uno de sus propietarios, pero… ni quiero ser indiscreto, ni pretendo iniciar uno de tantos despreciables memes. Prefiero imaginar el porqué. Supongo que todos ellos obedecen a algún tipo de fantasma personal, no lo sé, puede que me equivoque y tan sólo respondan a la necesidad de ponerle nombre a todo.

Antarctica starts here es el título de una bellísima canción susurrada, que no cantada, por John Cale en su album “Paris, 1919” (aquel disco que como no vendía nada, sentó los precedentes del top manta, al ser vendido por los colegas de Cale puerta por puerta). Me llegó la primera vez que la escuché, arrancada de un vinilo por una aguja que tuvo día mejores, y me sigue llegando ahora que la estoy escuchando.

No, no la empleé como título por ser mi canción favorita. Puede que ni siquiera estuviese en mi lista de imprescindibles. Simplemente me pareció un buen título para una página que no estaba destinada a recibir demasiadas visitas, por no hablar de mi creciente componente misántropo, que convierte al continente helado en un lugar ideal si lo que se pretende es huir de cualquier cosa.

Eligiese el título de un modo inconsciente o no, lo cierto es que la canción de John Cale dejará de ser una presencia muda en este lugar desde hoy. Les dejo con tres versiones (original, instrumental y directo) de la maravilla que, a lomos de un caballo, compuso Cale, probablemente en uno de esos hoteles de mala muerte a los que tanto cantó, probablemente en una noche de lluvia como esta…

   

 Por aquí…

http://antarcticaendshere.blog-fx.com/2561/

Anuncios