Por tiempo limitado y dedicado (en segunda instancia, sí, lo lamento)  a la persona misteriosa que me dejó un emotivo mensaje en mi delirante posteo acerca de esta maravilla, cuelgo mi último estropicio visual. Esta vez le tocó el turno a “Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, lo siento.

Además de con su propia banda sonora, lo he adornado con música del gran Delerue, por si cuela, pero no he conseguido más que cinco caritativas estrellitas, cortesía de la destinataria del engendro (my little sister, casi tan apasionada de esta peli como yo), que por supuesto merecía algo mejor que esto por su cumpleaños. 

El jueves noche o el viernes me lo cargo. Si alguien se atreve a verlo, por favor, no sea cruel, que la vaselina se inventó para algo…

Anuncios