You are currently browsing the daily archive for enero 18, 2007.

Por regla general prefiero evitar el contacto directo con la gente que conozco en la burrosfera. Sin embargo, desde hace cinco años mantengo irregular correspondencia con un tipo from Philly al que conocí en un foro cinéfilo durante mis primeros pasos por la virtualidad.

Conozco su cara, pero no su nombre. He visto su casa. Me ha presentado a su mujer y a su futuro hijo. Incluso pude verle bailoteando el día de su boda. El no mucho tiempo compartido y los gestos son los que han terminado haciendo que le tome un cariño que siempre procuro evitar, más en un lugar inhóspito como es la burrosfera. En cualquier caso, ni nos conocemos de un modo real ni creo que lleguemos a encontrarnos jamás. 

Procuramos no molestarnos demasiado. Por ello, tan sólo nos escribimos dos o tres veces al año. Yo suelo hacerlo en los días previos a Acción de Gracias y en primavera. Él responde en torno a la Navidad y en los primeros días del verano. Paliamos la escasez de mails llenando los que enviamos con mil tonterías (lo último, un archivo mp3 de un gag del director Skinner (“Los Simpson”), un capítulo completo de “Heroes” (que no he podido ver), fotos (las de Gretchen Mol en “Betty Page” no tienen precio), canciones viejas o recien descubiertas y sobre todo, comentarios y cotilleos acerca de lo que más nos une… el cine.

Pues bien, dicha la tontería, resulta que en su último mail (recibido hace solo unos días) me cuenta lo mucho que le ha gustado “Venus”, la última película protagonizada por el gran Peter O’Toole. 

Segun sus palabros, “Venus” narra con delicada sensibilidad y gran sentido del humor, la historia de atracción entre un anciano actor y la veinteañera sobrina de un amigo de éste. 

 

El bellísimo trailer, además de homenajear a “La Venus del Espejo” Velazquiana, da una pista de lo que la cinta esconde; La voz de O’Toole recorre la desnudez de Jodie Whittaker como un lamento que ensalza la juventud ya perdida y la atracción que ésta ejerce entre los que de la noche a la mañana, casi sin darse cuenta, se encontraron con el pelo teñido de blanco y la cara marcada por las arrugas. Y de cómo todo hechizo se quiebra del modo más inesperado (no se pierdan el final del trailer).

VENUS

De las esperanzas depositadas por mi amigo americano en que O’Toole consiga al fin su Oscar no diré nada. Lo gane o no me trae sin cuidado. Ni le admiraré más de lo que hago ahora (eso es imposible), ni el no tener otro eunuco dorado le restará brillo a una carrera impecable.

Porque él ya tiene un Oscar, honorifico, eso sí. Recuerdo que cuando le anunciaron su concesión, el actor lo rechazó, alegando que aún podía ganar un premio gracias a su trabajo (por suerte para él, empalma un rodaje con otro). Cuestión que hizo despertar todas las alarmas de Tinseltown temiendo volver a encontrarse con el viejo fantasma del rechazapremios (Bernard-Shaw, Woody Allen, George C. Scott, Marlon Brando…). Finalmente, el irlandés aceptó el premio atendiendo a los consejos de amigos cercanos que debieron decirle algo así como: “Tú acéptalo, for if the flies…”

Y toda esta parrafada absurda viene a cuento de que viendo los globos de oro, la madrugada del lunes (es lo que tiene el tener problemas para dormir… hasta una boba entrega de premios se recibe con gusto), me enteré de que estaba nominado por esta película, lo que, según los expertos en el tema, le cualifica como más que probable nominado al Oscar. Lo que da razón al argumento del actor… Aunque la cosa no pinta demasiado bien… perdió este primer asalto frente a Forest Whitaker.

Sobre la cara de “ilusión” que compuso Warren Beatty al recibir su premio Cecil B. De Mille (juas juas… el rojo más rojo de Jodewood recogiendo un premio que lleva el nombre de un filo-nazi confeso. Casi puedo imaginar a Warren bañando en ácido su “amado” premio aquella misma noche), el estimulante escote imposible de Beyoncé, Jack aplaudiendo a rabiar a su hija Lorraine (azafata por un día), Pe poniendo cara de ¿¿ Pero qué coño?? al escuchar el nombre de Helen Mirren como ganadora del premio a la mejor actriz dramática, o del ataque de risa que sufrí cuando el comentarista del plus se puso a loar la “explendida” actuación de Eddie Murphy en “Dream Girls” basandose en que “él interpreta sus números musicales”, ya habrá tiempo de hablar. De todo eso y alguna prueba empírica que demuestra la “pureza y honradez” de los globos de oro (pregunten a los directivos de la Universal por su “Esencia de Mujer” y verán cómo miran hacia otro lado) escribiré otro día… o no, que además de no importarle a nadie, el desgaste blogosfero aumenta por momentos.

Y es que la Burrosfera es más burra cada día. Mucha lista de lo mejor del año y nadie, NADIE, se ha dignado añadir en su lista de lo mejor del año (o de lo peor… eso significaría que al menos alguien las ha visto) a “El Asesinato de Richard Nixon” y “Tránsito”.  Y menos mal que unos pocos se acordaron de “United 93”. Eso sí, “Palíndromos”, el nuevo esputo de Todd Solondz no falta en ninguna. Poco importa que Solondz siga vendiendo su ansias de venganza hacia los tipos que le acribillaron a collejas durante su etapa High School. Ni por supuesto, “Infiltrados”, a pesar de que se extiende la opinión, pasada la primera oleada de desenfrenada pasión, de que “bueno… podría ser mejor” (a este ritmo, y con un poco de suerte, dentro de diez años algunos, que no todos, se darán cuenta de la estafa). Sobre los descarnizados odios que está despertando “Babel”, solo puedo decir que eran de esperar.

No hace mucho, me respondía Rosenrod, con su habitual prudencia, que cuando nos conviene utilizamos los premios (o las críticas) para respaldar nuestras opiniones. No, no seré estúpidamente jactancioso. No diré nada acerca del premio a “Babel”. De hecho, en mi opinión este premio desprestigia la magnifica película de Iñárritu. 

Sí que me permitiré un pequeño comentario dedicado a los que se llevaron las manos a la cabeza o al escroto (alguien llegó a decir que la película era “antipremiable”, todo un irreverente ejercicio antisistema del director neoyorkino…) cuando dije que Marty solo buscaba empapelar su casa de premios con su “Infiltrados”: Señores, solo constatar el hecho de que Marty… ganó.

Ahora a por su Oscar… A ver si deja de castigarnos de una vez.

Anuncios