Lo confieso, pese al pavor que me provocan los premios en general… programé el trasto para grabar las nominaciones a los Oscars (como acto de constricción prometo flagelarme del modo más cruel posible: viendo un capítulo completo de “Manolo y Benito”).

En fin… Que lo que suele ser un trámite se convirtió en una orgiástica mañana para Salma Hayek, que comenzó con un yeah!! dedicado a la nominación recibida por su íntima, Penélope Cruz, continuó con miradas y sonrisas de puro gusto (según iban cayendo las nominaciones de sus compatriotas) y terminó con ella misma siendo víctima de la caracteristica risa postcoital (entre gozosa y agotada) al sonar el nombre de “El Laberinto del Fauno” como nominada a mejor película de habla no inglesa en representación de su pais, México.

Sólo espero que Sid Ganis (presidente de la Academia situado a su lado) le pasase un cigarrillo una vez terminado el “acto”.

Por cierto, y hablando del señor Ganis; Estoy sordo o le ha llamado Alfancho Querón al director de “Hijos de los Hombres”

Anuncios