En la ceremonia de los Oscars del 99, Billy Crystal robó todo protagonismo al megalómano más pagado de sí mismo del mundo, Mr. James Cameron, gracias al memorable vídeo de apertura de la ceremonia.

En aquella presentación de lo mejor del año, Crystal se incrustó en las películas nominadas parodiandolas con su humor cínicoamable… Hasta que le llegó el turno a “Titanic”, para la cual se dibujó a sí mismo colgado de una de las varandillas del megabarco emulando a Leo DiCaprio…

En ese momento, Crystal-DiCaprio exclamó: “Dios mío… Nunca vi un desastre semejante” A lo que, un par de varandillas más abajo, un Crystal travestido del cartero que interpretara Kevin Costner, apostilló: “¡¡Yo sí!!”

El bueno de Costner sabe bien lo que es hostiarse en taquilla. Y es que los desastres taquilleros siempre gozaron de un aura cuasi mística que, aliada con el tiempo, convirtió a la mayoría de ellos en obras de culto.

Puedo imaginar a Orson Welles presidiendo ese Olimpo de grandes desastres, películas inacabadas y proyectos que no fueron… A un apasionado Coppola sufriendo infartos en la jungla filipina durante el rodaje de “Apocalipse Now” A Michael Cimino con la pistola en la sien tras el aquel desastre que fue “La Puerta del Cielo”

Pero será mejor ilustrar todo esto echando un vistazo a mi particular Top Ten sobre el tema…

EL DORADO (1988)
Carlos Saura

Fue concebida como la gran apuesta patria por conseguir emular el magnifico cine de época británico y francés. Pero Saura se olvidó de la épica, de la historia y de paso del propio Lope de Aguirre para centrarse en sus propias obsesiones, consiguiendo como resultado un híbrido desagradable a la vista que ya nació muerto.

Su presupuesto inicial fue de 1.000 millones de pesetas de la época… Finalmente, tras multiples problemas durante el rodaje, éste se disparó hasta los 1.500, posiblemente más… Desconozco la recaudación final, aunque apostaría a que no llegó a recuperar ni un tercio de la inversión.

CORAZONADA (1982) Francis Ford Coppola

El gran defecto de todo genio es la megalomanía que por otra parte les distingue.

Un envalentonado Coppola soñó con recuperar el género músical y no se le ocurrió idea mejor que construir una réplica de la ciudad de Las Vegas en los estudios de la Zoetrope de San Francisco.

Mandó construir edificios enteros, asfaltó carreteras de pega e iluminó todo ello con cientos de letreros luminosos. Contrató a una secundaria resultona (Teri Garr) para llevar el peso de semejante mastodonte y colocó a su poco glamuroso primo (Frederick Forrest) como su partenaire en un nuevo acto de depotismo a los que el genio italoamericano nos tiene acostumbrados.

La película resultó ser un brillante juego de manos. Un truco de magia tan superficial como llamativo. Y como era de esperar, se estrelló en taquilla.

Costó 26 millones de dólares…. Recaudó poco más de medio millón… De paso, condenó a Francis Ford Coppola a malvenderse durante el resto de su vida para afrontar las enormes perdidas generadas. De hecho, a día de hoy, aún no ha cubierto las deudas (infladas por los tremebundos intereses bancarios generados) que provocó la película.

LA PUERTA DEL CIELO (1980) Michael Cimino

La mayor de las catastofres. Al menos, la que peores consecuencias generó.

Cimino se creyó Dios y se convirtió en el mensajero de las verdades absolutas al idear este atípico western en el que sustituyó indios y caravanas por amistades confrontadas e inmigrantes centroeuropeos.

El rodaje fue un infierno del que pocos salieron indemnes. Se contó que gastó más de un millón de dólares sólo en una multitudinaria escena de baile que apenas dura tres minutos. La United Artist se vio obligada a triplicar el presupuesto inicial que terminó siendo de 44 millones de dólares… Recaudó poco más de 3, provocando la desaparición efectiva de la mítica productora, que fundaran Chaplin, D. W. Griffith, Douglas Fairbanks y su esposa Mary Pickford, obligada a fusionarse con la Metro para hacer frente a una deuda insoportable.

La carrera de Cimino no murió, sin embargo. Aún tuvo tiempo de regalarnos “Manhattan Sur”. Después desapareció enterrado entre encargos y películas fallidas.

AVARICIA (1924)Erich Von Stroheim

Durante el rodaje de “La viuda alegre”, Von Stroheim exigió que los armarios estuviesen llenos de ropa, y que esa ropa fuese fiel al estilo de la época. Todo ello a pesar de que los armarios permanecieron cerrados durante las escenas. A tal punto llegaba el perfeccionismo del genio alemán.

Con “Avaricia” habría agotado la paciencia del mismísimo Job… Se largó a rodar al Valle de la Muerte durante meses sin dar cuenta a los productores de sus progresos. Sus demandas de dinero y metros de película fueron atendidos durante algún tiempo, hasta que finalmente el grifo se cerró.

La productora le arrebató el material rodado y se dispuso a tratar de dar forma a las más de 30 horas de película rodadas. Von Stroheim renegó del resultado final (una obra maestra, a su pesar), reclamando su derecho a realizar él mismo un montaje que (prometió) no superaría las tres horas. No se lo concedieron. Finalmente la película se estrenó con un metraje de 140 minutos.

Costó más de un millón de dólares… No recaudó ni la mitad de su coste.

THE LAST MOVIE (1971) Dennis Hoper

De un modo entre inconsciente y profético, Dennis Hoper tituló a este disparate “La última película”. No fue así. La buena estrella de este buscavidas se manifestó como nunca al conseguir salir vivo de aquel rodaje.

Avalado por el éxito de “Easy Rider” consiguió financiación para rodar una alucinante historia de cine dentro de cine en la que ni él mismo creía.

Se marchó a Perú en dónde se fumó la mayor parte del dinero en orgías con putas locales y cocaína sin límite. Tanto él como la mayor parte de su equipo, solían filmar colocados y sin horarios definidos, lo que provocó deserciones, algunas sobredosis y mucho descontento por parte de los productores.

Costó un millón de dólares… No hay datos sobre su recaudación. Y casi mejor que sea así.

HOWARD EL PATO (1986)Willard Huyck

No le pregunten a George Lucas por esta peli, a riesgo de ganarse un buen mamporro (no crean que no es capaz. que se lo pregunten a Denis Finch).

Y es que la adaptación al cine de este popular cómic, sólo trajo quebraderos de cabeza y bolsillos vacíos a sus responsables.

Las disparatas aventuras de un detectivepato malhablado y enamorado de una hembra humana (Lea Thompson) fueron domesticadas para poder pasar el tamiz de la censura yankee y poder ser estrenada como apta para menores.

Dio igual… Costó 30 millones de dólares. Recaudó 16.

INTOLERANCIA (1916)David Ward Griffith

De una tacada, Griffith creó la primera obra maestra indiscutible de la historia del cine y el primer gran fiasco.

Modeló el lenguaje cinematográfico al simultanear varias tramas que desembocaban en un mismo resultado: La imnominia humana a través de los tiempos. Su genialidad tan sólo consiguió confundir a un público que no estaba preparado para semejante salto, acostumbrado a tramas simples y estructuras narrativas lineales.

La leyenda del gran incomprendido se agigantó así con “Intolerancia”. Casi tanto como las terribles perdidas económicas que produjo.

No existen datos fiables acerca de su costo, varía entre los 300.000 dólares y el millón. Su recaudación se estima en un diez por ciento de su presupuesto.

AT LONG LAST LOVE (1975)Peter Bogdanovich

Y otro potencial genio que se fue al carajo.

Bogdanovich ya había conseguido ganarse a la crítica y al público, ahora sólo necesitaba una película que le asentase en tan privilegiado lugar. Pero la combinación de juventud y ego suele jugar malas pasadas. Se equivocó tratando de resucitar los sofisticados músicales de los años treinta haciendo cantar a Burt Reynolds y a Cybill Shepard…

La calidad de la película fue inversamente proporcional a la respuesta que recibió del público. Un duro castigo para una brillante comedia músical y para un tipo obligado a acostumbrarse a las tragedias después de aquello (cómo duele recordar a Dorothy Stratten).

Su presupuesto fue de 6 millones de dólares… Recaudó apenas uno y medio.

BRAZIL (1985)Terry Gilliam

Hubo juicios. Retrasos en el estreno (años de retraso). Pésima distribuición. Aún así, Gilliam fabricó una de las mejores películas de la década.

Todo en ella es mágico. Desde un afinado reparto, hasta la asfixiante puesta en escena. La imaginación del ex-Monty Python se desbordó como nunca en esta fábula de un futuro sin esperanza.

Costó 15 millones de dólares… Tan sólo recaudó 9.

EL CUARTO MANDAMIENTO (1942)Orson Welles

Welles la rodó a su estilo, osease, haciendo lo que le vino en gana. Después decidió posponer su post-producción largándose a Brasil para rodar un documental que le mantuvo en el país sudamericano durante casi un año.

Durante ese tiempo, la RKO montó (mutiló, según Welles) la película y aún tuvo tiempo de secuestrar el material rodado en Brasil para almacenarlo en sus almacenes.

El resultado… La mejor película de la historia según algunos de esos estúpidos rankings con los que de vez en cuando las academías bombardean las páginas de los periodicos… Aunque, por una vez, estoy de acuerdo (y que Orson me perdone).

Su presupuesto se cifró en torno al millón de dólares… Apenas consiguió recaudar la mitad.

REVOLUCIÓN (1985)Hugh Hudson

Y como corresponde, lo mejor para el final…

Y es que ya lo dijo Ford: “Entre la leyenda y la realidad, quédense con la leyenda”. Lo cierto es que no fue muy inteligente, por parte del director de “Carros de Fuego”, el contar la historia de la revolución americana tal y como fue, situando como heroe a un cobarde alistado a la fuerza (pobre Pacino, cuatro años sin hacer cine después de esto) en un entorno carente de buenos y malos. Todo ello utilizando dinero americano.

Pacino logró recuperarse. Hudson no. Y la peli al final, resultó ser una mediocridad que tal vez no mereció destino tan cruel.

Sin duda la película menos rentable de la historia. Costó 28 millones de dólares… Recaudó cerca de 200.000… Y no, no es broma.

Mis felicitaciones para quién haya conseguido leer hasta el final de este enrevesado listado… Trataré de ser breve y no atormentar con más megaposteos.

Publicado originalmente en mi viejo blog. Allá por diciembre de 2005. Lo recupero por hacer bulto. Y por pereza, vamos…

Anuncios