Resulta que el domingo por la noche, al volver a casa, tuve que afilar mi castigada vista para comprobar que eran ciertas las cifras de visita que registraba este antro. Casi 600 en dos días, recogidas, prácticamente en su integridad, por el posteo guarrete de abajo.

Y aunque sea una estupidez, me vino a la cabeza aquella escena de “Hola, ¿estás sola?” en la que Silke le pregunta a Álex Angulo el porqué de su tímido comportamiento, a lo que Candela Peña replica: “A éste lo que le pasa es que tiene mucha hambre”…

Mucha hambre, desde luego, pareció tener un tipo que tras llegar hasta aquí bajo la línea de búsqueda: “cerveza antartica”, terminó repasando minuciosamente cada posteo almacenado en la consigna XXX. Vamos, como quien va a por lombarda y termina comprando solomillo.

Es curioso que en su recta final este lugar reciba visitas en masa, acostumbrado como estaba a la penumbra a ese respecto. Primero fue blog of the minute y ahora esta privilegiada posición intermedia dentro del top 100…

Aunque viendo de qué hablaba el lider del ranking, todo adquiere sentido…

La falocracia al poder. Vamos bien…

Pues bien, les agradecería este súbito interés (que, con seguridad, decaerá en cuanto la sección X finalice) dedicándoles una fotou mía ataviado con el bañador-tanga de Borat, pero me temo que tendrán que conformarse con este pequeño e interesante regalo encontrado en la page de Xavi

Se trata de introducir una fotografía propia en un programa, creado por la universidad escocesa de St. Andrews, que dice simular técnicas pictóricas tan dispares como las de El Greco, Botticelli, Modigliani y Mucha.

Y estos son los resultados del estropicio…

La versión del pintor cretense da miedo, sí. Botticelli acentua el peinado pseudo-franciscano que luzco, colocándome un tocado cateto boina style. A la versión Modigliani no le vendrían mal un par de bocatas de jamón, y Mucha se empeña en colocarme una mirada a caballo entre la cabronería de Joaquin Phoenix y la chulería dulce de John Rhys-Davies…

Espoleado por tan mejorables resultados, me fotografié en pose casual dos, búscando un estilo más artístico para la ocasión…

Vale, el Greco sigue acojonando, pero menos… Botticelli sigue hinchándome cual luchador de sumo japonés; por contra, Modigliani me vería como una versión anorexica de Matthew Perry, y Mucha insiste en dulcificar mis rasgos tres puntos por encima de lo admisible por mi heterosexualidad.

Pero si realmente quieren divertirse, deben probar la versión manga del asunto…

Ale, una de las fantasías de mi infancia rota forever and ever…

Take Two…

Madre mía… Qué trauma. Quise ser Akira y terminé convertido en Candy Candy

Hay otras posibilidades. Entre ellas, la poco recomendable “older”; en la que sufrirán un envejecimiento instantaneo que puede producirles desde jaquecas a fuertes depresiones. En mi caso, resulté ser un clon de Leonard Cohen; y disculpen que no cuelgue la prueba…

Aunque mi favorita es la versión Africana del asunto.

Labios ligeramente más gruesos, nariz ensanchada, perilla acentuada, piel de caoba y desafiantes ojos enormes (mirando a Estambul, por lo visto). Listo para hacer realidad uno de mis sueños imposibles: participar en una película blaxploitation junto a Pam Grier o Gloria Hendry.

En fin, sueños, sueños son. Si alguien se atreve a probar suerte, sigan estas tres reglas básicas con el mismo mimo que si del cuidado de un gremlin se tratara…

1º Agradezcan a Xavi el regalo. El mérito del hallazgo es suyo.

2º No lo prueben solos. Esperen a tener alguien de confianza cerca. La complicidad de las risas espantará posibles traumas.

3º Bajo ningún concepto, repito: BAJO NINGÚN CONCEPTO, prueben la opción “apeman”. Me lo agradecerán…

Pinchen abajo y suerte:

FACE TRANSFORMER

Anuncios