Es como esas veces en las que cenas demasiado fuerte y una angustiosa sensación de malestar te ahoga. Como esas ocasiones en las que deseas vomitar para purgar toda esa porquería que hace que tu vientre hierva…

Es la misma sensación que se siente cuando te pillas los dedos al cerrar un cajón o cuando te pegas un pescozón con la puerta siempre abierta de algún armario…

Es como escuchar a Bisbal cantar la versión cañí de “Achy Breaky Heart” en replay mode. Es como las coles de Bruselas. Como una colitis. Como leer un libro de Juanma de Prada… 

Pues eso…

 

Para mear y no echar gota… Qué siete euros, ¡¡Dios!!.

Anuncios