Pues tenía pensados, y en algunos casos medio terminados, varios posteos que tendré que dejar para mejor ocasión. Per example, un “Cuestión de Tetas 3” que comenzaba con aquella anécdota de Jenny McCarthy, ex-chica playboy metida a actriz, además celeberrima en los States gracias a sus apariciones televisivas y su mala lengua. Resulta que la McCarthy contó cómo fue sometida a un casting muy especial por parte de Steven Seagal en una habitación de hotel. No había ayudantes ni otras candidatas al papel que ella misma. De hecho, por no haber no había ni cámara. Ante la petición de que le mostrara sus pechos, la mosqueada McCarthy se negó… y lo hizo a su manera: “Si quieres verme las tetas compra el Playboy”… Y es que los castings se las traen. Decía la actriz española Ana Gracia en la desaparecida revista “Trailer” que en la mayoría de los castings que realizó le exigieron mostrar sus pechos: “Se mueren por verte las tetas. Son una patética pandilla de salidos”… Tal vez para evitar situaciones así, Clint Eastwood evita los castings como la peste. Los odia, de hecho. Su método es más sencillo: Mándame tu prueba en vídeo y veré si me interesas…

Bueno, así empezaba ese posteo que tal vez termine algún día. También me habría gustado hablar de las películas septiembre; Esas con sabor, olor y tonalidad entre melancólica y terminal que las diferencian de las demás. Y entre la lista que tenía seleccionada estaban la francesa “Finales de Agosto, Principios de Septiembre”,  la belga “Manneken Piss” y la norteamericana “Querido Intruso”. Ésta última merecería su propio apartado, no sólo por su calidad sino por lo equívoco de su propuesta y presentación. Y es su cartel internacional la mejor pista para iniciar la confusión…

La estupefacción que se apoderó de nosotros aquel día de hace cien años en el que dos amigos y yo nos situamos frente al cartel situado en la puerta del cine en que la vimos, se mantiene. ¿Qué pretende decirnos? Al fin y al cabo, un cartel trata de vender un producto. ¿Es una comedia? ¿Una cinta de animación? ¿Un documental de National Geographic? Pues no. Resultó ser el debut americano del sueco Lasse Hallstrom. Una excelente comedia dramática de límites difusos que cuenta la improbable historia de amor asimetrica entre un maduro bocazas difícil de soportar y una insegura mujer, bastante más joven que él, excesivamente protegida por su entorno familiar. Teniendo en cuenta que el quiz de toda la historia radica en la desaprovación de la familia de ella y en la difícil asimilación de tan insoportable tipo en un entorno tan cerrado, tal vez el cartel americano pueda considerarse más acertado…

Qué soso, pero si ni siquiera sale una rana…

Se queda fuera un posteo reivindicando la apaleada (por los culturetas más snobs) figura de Neil Simon. El justo homenaje al olvidado maestro Frank Tashlin, la reseña de “Hardcore: Un mundo Oculto” de Paul Schrader, una retrospectiva de Paul Verhoven (que, desde hace tiempo, está llevando a cabo Mycroft con brillantez… y si no me creen, lean, lean…), otra dedicada a Rohmer y otra al polar francés. Un ranking de mis razas extraterrestres favoritas, otro de los mutilados imprescindibles de la historia del cine (ay, ese Johnny sin su fusil), y muchos iconos más por explorar… como el hipnosapo, per example…

En fin, ya habrá ocasión más adelante, espero. Lo cierto es que han sido casi 400 posteos en un año y medio de vida bloguera que en un principio estaba pensada para un par de meses. Algunos de ellos tan visitados como la Estatua de la Libertad. Otros, jamás leídos. Bueno, no estuvo mal. Ha sido divertido. Y creo que el resultado final de todo esto es más que aceptable… al menos, al gran Chuck Norris parece haberle gustado…

Anuncios