Bueno, el tiempo va a convertir en clásico mi pequeño posteo navideño (ya no tan pequeño). En esta ocasión he contado con Mycroft y Emilio para secundarme. Y, por supuesto con Mary Kate, que ha puesto el trabajo gráfico.

He tratado que sea de lo más cómodo leer los textos, aunque sugiero imprimirlos si tienen esa posibilidad. Los cuentos pueden leerle clickeando en sus respectivos banners. El de Mycroft es oscuro, muy duro. Rebosa de influencias que no esconde. Para paladares que odien la navidad y su manto hipócrita. El de Emilio habla de aceptación y esperanza en un marco que carece de ella, al menos para nuestro marcial protagonista. El mío, y último, trata sobre el tener o no tener. También claramente influenciado, espero que sepan perdonar sus deficiencias propias de las circunstancias. Es el único optimista en su fondo, y es que las Navidades deprimen como pocos días los hacen.

EL COLOR SURGIDO DE LA NAVIDAD

NADA QUE NO SUCEDA TODOS LOS DÍAS

LA ÚLTIMA NAVIDAD

El vídeo es un clásico. El villancico, se podría decir. Bowie y Bing Crosby juntos y revueltos cantándole a los días de cristales de hielo. Si disponen de cinco minutos, echenle un vistazo. Merecerá la pena recordar cómo el viejo actor se come a Bowie con su vozarrón.

Es todo. Sean felices en las noches que siguen. Yo estoy algo pachucho pero en continua recuperación. Será difícil que salga, pero pienso ser feliz viendo “Qué bello es vivir” y “Socorro, ya es Navidad” por milésima vez. Y aguanten a sus familiares como puedan; para muchos no será fácil.

Feliz Navidad…

Anuncios