“No hay mucho que hacer con nuestra desvergüenza. Es como decirle al mundo: soy asqueroso, horrible, hago cosas censurables… ¿Aún me quieres?”.

Anuncios