Hace poco murió Brad Renfro (se veía venir) y ahora le ha tocado el turno a Heath Ledger. Se ha quitado de en medio al parecer. Nada que objetar. Nunca reparé en su rostro rocoso hasta que interpretó a Ennis del Mar en “Brokeback Mountain”. Aquel día le conocí pese a llevar diez años viéndole en pantallas color plata. Me da igual que no hubiera superado su ruptura con Michelle Williams, que fuese extremadamente sensible o que las pastillas para dormir que ingirió fuesen veinte en lugar de dos. Eso queda para los carroñeros que no le conocían pero ahora harán de su vida un circo. Me quedo con la frase que le dedicó Magareth Pomerantz, una de las últimas personas que consiguió entrevistarle:

“Era tan difícil lograr que levantara la mirada”

Nunca le habría conocido, pero me habría gustado que se quedara por aquí algún tiempo más.

Anuncios